Penetrando el culazo de una morena seductora

Después de darse un baño ha quedado muy cachonda, su novio la espera en el sofá pero llega ella, se sienta en sus piernas y le transmite lo que quiere que le haga, que le perfore bien su ojal. Él atónito aún no se lo cree pero cuando siente su coñito húmedo en su pierna se pone manos a la obra para terminar bien la faena perforando ambos agujeros y dejar su ojal lleno de leche, como a ella le gusta.